Un viaje con Marcus Vega

Por Jorge Inzunza

En septiembre de 2017, el huracán María azotó Centroamérica y El Caribe. Recuerdo que en ese entonces trabajaba como maestro en el distrito escolar de Delavan-Darien (Wisconsin). Las imágenes fueron desoladoras. Al poco tiempo, contacté a la Escuela Lorencita Ramírez de Arellano, de Toa Baja (Puerto Rico) para iniciar una pequeña campaña de ayuda. Lizbeth, April, Beyoncé, Destiny, Carol, Belinda y Ashley, mis estudiantes de cuarto año, se quedaron en los recreos ayudando en la recolección de materiales. Finalmente enviamos más de una docena de cajas de ayuda. Poco después, supimos que la tragedia continuó. A los pocos meses la escuela fue cerrada a pesar de la oposición férrea de la comunidad. Se cerró como tantas otras escuelas de Puerto Rico y pronto perdimos todo contacto.

Con esta experiencia de conexión y desconexión con Puerto Rico enfrenté la lectura de “Marcus Vega Doesn´t Speak Spanish” de Pablo Cartaya. El autor nos invita a conocer a Marcus, un muchacho que se erige como una montaña en su escuela, intocable, protector y amenazante. La coraza en la que se protege de los demás, solo se difumina en las interacciones con Charlie, su hermano con síndrome de Down quien de algún modo es su antítesis, desenfadado y amistoso. Una pelea por acoso escolar es la acción que desencadena la búsqueda de una patria por parte de Marcus.

Esta patria tiene varias aristas: el padre, el país de origen, la familia, la lengua y la cultura. Cada elemento compone parte de una identidad puesta en jaque. Marcus se descubre en su condición híbrida, en el disfrute y el dolor de pertenecer a dos mundos.

Entonces Cartaya nos hace subirnos en un pisa y corre, para llevarnos de visita a Puerto Rico. Sentimos el calor y la apertura de conversaciones íntimas con personas desconocidas, los colores de Orocovis y los chinchorros, el sabor de la fruta del dragón y los jibaritos. La música florece como una selva. Puerto Rico se convirtió en escenario perfecto para que Marcus pudiese quebrar su molde, sentirse como una pequeña parte del paisaje de la isla y reconciliarse consigo mismo.

El viaje de Marcus es la travesía de Ulises. Es una navegación en el espíritu, donde el viaje en sí mismo es el catalizador de una transformación sin vuelta atrás. Él comienza un viaje interior donde se reconoce como perteneciente a varios lugares al mismo tiempo.

Me hubiese gustado haber podido compartir este libro con aquellos estudiantes de mi escuela de Wisconsin en 2017. Sé que hubiera resonado en sus corazones este relato de reencuentros y redescubrimientos.

Cada alma es una isla habitada por seres extraordinarios. 

Published by Jorge

Psychologist, educational researcher, dual language teacher, PhD in Education, and writer of children books.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: